ENTRE ÉL Y YO


 

Gracias, Padre, por este nuevo día.

Por la luz del sol que lo ilumina,

por los pájaros que lo alegran con sus trinos,

por las flores que lo embellecen con sus lindos colores,

por las montañas y los árboles, que embellecen el paisaje,

por los ríos que lo hacen reverdecer.

Gracias, Padre, por mi vida,

y por la vida de las personas que amo.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s